Tendencias en eventos corporativos

Workshops para empleados

Los eventos corporativos son experiencias que las empresas llevan a cabo para afianzar la imagen de la misma, crear fuertes vínculos con los trabajadores y empleadores, obtener todo tipo de información útil y generar actividades lúdicas con objetivos varios. Estos eventos se pueden dividir en: eventos orientados a proveedores y a clientes y eventos internos de la empresa. Estos últimos son muy útiles para fortalecer y recompensar al equipo interno de la empresa, los trabajadores, de manera que se realicen actividades lúdicas, diferentes cenas o comidas…

Estos eventos personalizados para los empleados de tu negocio tienen un beneficio enorme ya que crean fuertes lazos humanos y refuerzan la cultura organizacional. La finalidad principal que tienen es la integración de todos al equipo, la capacitación y la motivación de cada uno.

Las tendencias del 2018 en eventos corporativos

Algunas tendencias que apreciamos para este 2018 en los eventos de empresa son los grandes cambios que la tecnología nos trae y que se pueden incorporar a estas dinámicas para hacerlas más eficaces.

1. Más precisas y rápidas. Debido a la digitalización, logramos más rapidez e inmediatez en la información y contamos con tecnología puntera para tal meta.

2. Redes sociales. Útiles para informarnos de los próximos eventos y talleres.

3. Realidad aumentada para llevar otro tipo de experiencias a los asistentes.

Organizar un workshop interesante

Los workshops son talleres formativos interesantes de una duración determinada, normalmente breves de una sola sesión de cuatro horas, pero muy prácticos y productivos. Gracias a estos talleres, la plantilla de trabajadores cuenta con recursos de formación que son muy útiles y con los que se actualizan sus conocimientos. Los workshops tienen la particularidad de ser impartidos por los asistentes de los mismos, quienes están constantemente estableciendo una interacción con la ayuda de un moderador. Es decir, en estos talleres hay una igualdad entre los asistentes.

Esta formación es perfecta para el desarrollo del networking y de ideas que trabajen intensamente a favor de la organización.

Para organizar este evento es fundamental tener claros unos principios que hagan del mismo algo productivo y del que se obtengan muchas ideas para trabajar eficientemente. El tema a tratar, por lo tanto, tendrá que aportar un valor para el público objetivo. Pero, además de elegir un tema atractivo, también hay que definir el objetivo ligado a la propuesta. Por ejemplo, fortalecer la marca e imagen de la compañía.

Para dar a conocer estos talleres, se podrá hacer difusión a través de las redes sociales o de un blog de empresa, intentando cautivar a los posibles asistentes y aportando información detallada como el tema, el horario, la fecha y cualquier requisito.

Hay que preparar cuidadosamente el material que se va a usar para que ofrezca información útil y que se pueda llevar a casa. Para reforzar la imagen de la empresa, se podrá poner el logo en el material. Para que la exposición sea llamativa, se recomienda emplear recursos técnicos y tecnológicos.

En estos eventos es común crear equipos de trabajo y dinámicas de grupo para trabajar a través de experiencias prácticas. Este tipo de actividades resultan muy recomendables ya que de manera más relajada los participantes aprenden y exponen a la vez sus ideas y conocimientos; además, es una de las mejores maneras para romper con la monotonía en la que es fácil caer cuando se trata de programas intensivos. Por ello, esta metodología debe combinar actividades lúdicas y participativas con charlas y clases.

Una vez finalizados los workshops, pasa a la ronda de conclusiones, donde se obtendrán ideas y propuestas que el moderador podrá anotar y que servirán de mejoras y cambios en el negocio. En definitiva, uno de los eventos corporativos más útiles para la empresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *